Una caminata por el viñedo

La Medorra es el nombre de nuestro viñedo. Y era el viñedo de nuestra madre en Coilós, un pueblo a lo alto de Villafranca de El Bierzo. El Bierzo es una zona se sitúa en el valle del río Sil, y la elaboración de vinos protegidos por esta denominación se realiza solo con variedades de uva autorizadas. Destacan como principales, entre las tintas la Mencía y entre las blancas, Doña Blanca y Godello.

En esta rica y fértil llanura situada entre los 450 y los 1000 metros de altitud,  se da un clima predominantemente Atlántico pero también con rasgos mediterráneos, predominando temperaturas suaves (temperatura media de 12,3ºC), con unos rangos máximos que oscilan entre los 4 º C en invierno y 24ºC en verano, elevada insolación (2.150 horas de luz anuales) y un buen aporte hídrico (721 mm).

El 100% de las 3.980 hectáreas de superficie de la plantación de viñedos, se emplea para la producción, reservando un 2 % de esta superficie para el cultivo ecológico.

La configuración del terreno de la comarca de El Bierzo hace que sea un privilegiado espacio para el cultivo de la uva. El vino está presente en el primoroso trabajo de las viñas. Se saborea y se perciben sus aromas en las bodegas, alegrando las fiestas, las comidas y el espíritu de una región tradicionalmente unida a la cultura del vino.

El valle donde se sitúan las vides posee una suave pendiente que nace en los bosques de pinos de las montañas circundantes, que las protege de las posibles inclemencias del Atlántico. La elaboración de vinos protegidos se realiza exclusivamente con variedades autorizadas. Destacan como principales, entre las tintas, la mencía y entre las blancas, doña blanca y godello. De ellas, la uva por excelencia es la mencía, productora de excelentes tintos, y que se cultiva en el 70% de las viñas.

El territorio de El Bierzo abarca paisajes naturales como Los Ancares o Las Médulas, una explotación de oro realizada por los romanos y declarada Patrimonio de la Humanidad. El Camino de Santiago atraviesa El Bierzo transversalmente y es un punto de encuentro, experiencias y aprendizaje. También hallamos algunas muestras del arte mozárabe como la iglesia de Santiago de Peñalba y Santo Tomás de la Ollas, así como una clara manifestación de otros periodos artísticos como el románico o el gótico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.